Organic Tigernuts

Las chufas cultivadas de forma orgánica

La chufa es un alimento que no debe de faltar en vuestra alimentación habitual. Si además esas chufas provienen de cultivo orgánico todavía mejor.

Se denomina alimento orgánico al producto agrícola o agroindustrial que se produce bajo un conjunto de procedimientos denominados "orgánicos" que evitan el uso de productos sintéticos, como pesticidas, herbicidas y fertilizantes artificiales.

Organic Tigernuts · Chufas orgánicas

Alimentarte de forma saludable y ecológica es posible

No cabe duda de que, poco a poco, la agricultura ecológica y en general la producción sostenible de alimentos saludables y de calidad va ganando espacio no solo en los medios de comunicación, sino también en las estanterías de tiendas y supermercados y en las despensas de nuestros hogares.

Organic Tigernuts: Organic Logo

Detrás de este auge de lo ecológico está el creciente interés de un sector de población cada vez más numeroso por una vida saludable, por la calidad de los alimentos que consumimos y por el modo en que estos han sido producidos, conservados o transportados. Pero, ¿qué es exactamente la agricultura ecológica? ¿Qué beneficios tiene? ¿Cuándo y por qué surgió? A estas preguntas trataremos de responder aquí, señalando los beneficios que este tipo de agricultura tiene para nuestro bienestar y proponiendo como ejemplo el cultivo ecológico de chufa, que por sus propiedades nutricionales bien podría haber sido llamado "el tubérculo de la felicidad".

La agricultura orgánica: Sus principios

El primer antecedente de la agricultura ecológica surge en Alemania alrededor de los años 30 del S. XX, cuando un grupo de agricultores percibieron cómo las prácticas agrícolas propias de una producción a escala industrial estaban deterioriando sus tierras de cultivo y la calidad de los productos producidos en ellas. El filósofo austriaco Rudolf Steiner quiso dar respuesta a este problema en una serie de conferencias que sentaron las bases de lo que entonces se llamaría “agricultura biodinámica”.

Algo más tarde, los agrónomos Eve Balfour y Albert Howard, desplazados a la India para implantar allí las prácticas agrícolas europeas, se dieron cuenta de que las limitaciones locales no permitían adoptar los sistemas de cultivo occidentales y que para favorecer la producción de alimentos era más inteligente aprender de la naturaleza y de sus ciclos que luchar contra ellos. Sendos libros de estos autores, “The Living Soil” y “Un testamento agrícola” podrían considerarse actas fundacionales de lo que hoy es la agricultura ecológica.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de “agricultura orgánica”?

Experiencias parecidas a estas se fueron reproduciendo a lo largo y ancho del planeta. Pero hoy en día, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de "agricultura ecológica"? En su definición más breve, se trata de un sistema de producción agrícola que busca la producción sostenible de alimentos de calidad renunciando a los productos químicos de síntesis y a los organismos genéticamente modificados. De este modo busca contribuir a una mejor salud del suelo agrícola y del planeta, respetando sus ciclos naturales y la diversidad biológica de los ecosistemas.

La agricultura orgánica: Alternativa saludable a la agricultura a escala industrial

Las técnicas de la agricultura a escala industrial han propiciado, cómo no reconocerlo, un abaratamiento de los costes de producción y la posibilidad de tener, en cualquier época del año, una ingente variedad de productos hortofrutícolas venidos de cualquier rincón del mundo. Pero incluso el consumidor menos exigente se habrá dado cuenta de que el primer precio que se paga es el del sabor.

Pero, ¿es ese el mayor coste? La producción masiva a escala industrial de alimentos requiere el uso de toneladas de productos químicos de síntesis, la emisión de CO2 en el transporte de alimentos por el planeta (con su impacto en el calentamiento global) y el uso de organismos genéticamente modificados, cuyo impacto en el ser humano y en el medio ambiente no es bien conocido aún.

Agricultura ecológica: Más sabor y sostenibilidad

El escaso sabor de muchos de los alimentos que consumimos es, por tanto, la consecuencia menos desastrosa de un modelo de agricultura que se está demostrando insostenible. Frente a ello, la agricultura ecológica apuesta por la sostenibilidad ambiental, la producción de cercanía y la calidad nutricional y organoléptica de los alimentos que consumimos.

Chufas de cultivo orgánico

Organic Tigernuts

Trataremos de ejemplificar esto en un producto tan apreciado como la chufa y en su derivado más popular, la horchata. La chufa es el pequeño tubérculo de la planta conocida como "juncia avellanada" (Cyperus esculentus en su denominación científica).

Organic Tigernuts · Chufas orgánicas

Su consumo, atestiguado ya en el Antiguo Egipto, se debe a sus propiedades nutricionales. Como ocurre con todos los tubérculos, en su composición destacan los carbohidratos fácilmente asimilables, lo que convierte a nuestra humilde chufa en un alimento muy interesante desde el punto de vista de quienes practican deporte con regularidad.

Pero lo que la diferencia del resto de tubérculos es su alto contenido en grasas (un 30 %, lo que la acerca a los frutos secos, que contienen un 40 o 50 % de grasas). Estas grasas (entre las que predomina el ácido graso Omega 9) son conocidas por sus propiedades cardiosaludables, ya que disminuyen el llamado “colesterol malo” (LDL) e incrementan el bueno (HDL). Además, su contenido en amilasa y lipasa (dos enzimas que contribuyen al proceso digestivo) les hace especialmente aptas como alimento de fácil asimilación en casos de gastritis, acidez y otros problemas de estómago. También es rica en pectina (lo que le da valor prebiótico) y en arginina, un aminoácido conocido por su papel como refuerzo del sistema inmunitario y por sus propiedades en el proceso de cicatrización del organismo. También contiene zinc y una cantidad nada despreciable de hierro y vitaminas E y C, lo que termina de realzar su alto valor como alimento.

Si además de estas propiedades, le sumamos el valor intrínseco de un cultivo ecológico, sin pesticidas, sin herbicidas, sin insecticidas, sin abonos de síntesis química y sin modificación genética alguna, podemos hacernos idea del valor que tiene este alimento en una nutrición cuidada que busque aumentar nuestro bienestar y nuestra salud.

Además, la chufa ecológica se cultiva mediante un sistema de producción (el cultivo rotativo) que respeta el medio ambiente y evita la degradación de los suelos y de los ecosistemas donde estos cultivos se dan. Esta rotación de cultivos ya se practicaba allí donde el cultivo de este apreciado tubérculo era tradicional. En España, la mayor parte de la producción chufera se da en Valencia, pero también es un cultivo tradicional de varias zonas de África occidental.

Las características de la chufa y de su derivado más popular (la horchata), unidas a las ventajas de un producto ecológico, social y medioambientalmente responsable, hacen de este pequeño tubérculo un súper alimento, cuyo consumo no está tan extendido como merece.

Introducir la chufa ecológica en nuestra dieta presenta una extensa serie de ventajas de las que resulta poco inteligente prescindir.

Algunos de los productos de Tigernuts Traders

Chufas
Chufas peladas
Harina de chufas
Horchata de chufas
Aceite de Chufas
Carpas y Chufas